Conciliación y compromiso a través del trabajo flexible

May 28, 2018 Guillermo San Roman

 

El estudio que realizamos junto a IDC en 2017, cuya próxima edición presentaremos próximamente en Madrid, confirmó que el trabajo flexible aparece como una de las tendencias más en aumento y que determinarán el empleo del futuro.

 

La flexibilidad laboral está en auge gracias a las nuevas tecnologías que abren un mundo de posibilidades de productividad y colaboración. Estas permiten que personas que se encuentran en diferentes lugares del mundo se puedan comunicar a la perfección, eliminando la necesidad de trasladarse físicamente para ello. A día de hoy, de hecho, ya se realizan gran cantidad de reuniones a través de videollamada, adaptándose a las necesidades de los participantes.

 

Y no solo en las reuniones de negocio se está extendiendo el uso de herramientas como Skype o Google Hangouts, sino que éstas se están empezando a utilizar también en los procesos de selección. En la actualidad las empresas son conscientes de que su búsqueda por el mejor talento no se puede agotar en su espacio físicamente próximo. Así, buscan candidatos independientemente de su localización, por lo que a menudo las entrevistas con ellos deben realizarse a través de videollamada, al menos en una primera instancia.

 

Nuestro estudio con IDC descubrió que la flexibilidad laboral tiene también impacto directo en el compromiso de los empleados, ya que ofrece la posibilidad de conciliación entre vida laboral y personal. En especial en los casos de personas con familiares dependientes esto es una necesidad primordial, por lo que un trabajo que permita cumplir con las obligaciones familiares y laborales será muy apreciado y el empleado estará más incentivado para dar lo mejor de sí mismo y permanecer en él.

 

Pese a las obvias ventajas que ofrece la posibilidad de trabajar remotamente, y aunque Europa ya está avanzando en esta dirección, en el estudio se observa una brecha entre el norte y el sur en este ámbito, con los países nórdicos a la cabeza, mucho más dispuestos a ofrecer esta facilidad a sus empleados. En España, concretamente, solo el 27% de las empresas admiten la posibilidad de teletrabajo. No obstante, es de esperar que los países del sur continúen evolucionando en este aspecto. De hecho, ya se está empezando a adoptar el término “smartworking”, donde se supone al empleado lo suficientemente maduro como para decidir cuándo trabajar remota o presencialmente.  

 

Como conclusiones del estudio, desde IDC y Cornerstone recomendamos en el caso español introducir en la cultura corporativa una mayor confianza y libertad en las relaciones entre responsables de área y empleados, para aprovechar el beneficio mutuo que promete el trabajo flexible. Cada vez disponemos de más medios para valorar al empleado por objetivos, logros y trabajos realizados en vez de por las horas que está en la oficina.

 

Sobre el Autor

Guillermo San Roman

Guillermo San Roman is currently managing Cornerstone's existing clients in South Europe. Thanks to his vast experience of over 15 years he is successfully supporting Talent Directors through their digital transformation.  ​​​​​​​ He believes that through a collaborative approach and putting the focus on a talent centric HR strategy all organisation can realise their potential and create a culture of learning and development.

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Guillermo San Roman
Artículo anterior
Bienvenidos al design thinking en formación corporativa

Siguiente artículo
Reinventando los RRHH: una nueva forma de entender y gestionar la empresa y su relación con los empleados