Depresión vacacional: cómo motivar a tu equipo tras las vacaciones

October 1, 2021

El final del verano está a la vuelta de la esquina, lo que significa que se acaba una de las épocas favoritas del año para la mayoría de las personas que deciden tomarse unas vacaciones y desconectar por completo del trabajo.

Volver a la rutina y retomar la actividad laboral tras semanas de descanso puede resultar muy difícil e, incluso, llegar a generar estrés y/o ansiedad. Además, muchos son los empleados que se replantean su situación en la empresa en estos momentos, por ello, es de vital importancia saber cómo motivar a tu equipo tras las vacaciones.

La presión emocional que experimentamos cuando regresamos de nuestras vacaciones y encendemos el ordenador se conoce como síndrome postvacacional. Es fundamental que quienes lideran un equipo de trabajo sean capaces de detectar sus síntomas y llevar a cabo las acciones necesarias para motivarlos.

Disponer de las herramientas adecuadas para gestionar la adaptación del personal a sus puestos de trabajo es clave para evitar que desarrollen una depresión postvacacional. A continuación, te explicamos detalladamente en qué consiste este síndrome y qué hacer para motivar a tu equipo de trabajo tras las vacaciones.

¿Qué es el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional, también conocido como depresión postvacacional, se trata de un trastorno que deriva de las dificultades que experimenta una persona en el proceso de adaptación a la vida laboral o escolar.

Hay personas que regresan al trabajo con ilusión: el entorno laboral en el que se encuentran es favorable, las relaciones con sus compañeros satisfactorias y disfrutan con el proyecto de la empresa, los retos y las actividades del día a día.

Sin embargo, según la Asociación Española de Neurología, alrededor del 35% de la población española se ve afectada por el síndrome postvacacional. Este se caracteriza principalmente porque quienes lo sufren regresan a sus trabajos con una gran falta de motivación y de compromiso con su empresa, debido a que les cuesta reincorporarse a su rutina laboral.

Retomar las obligaciones, el cambio de horarios y la rutina son los tres factores que más influyen en el proceso de adaptación. Para algunas personas, tener que amoldarse tras semanas de descanso y sin preocupaciones supone un gran esfuerzo que puede derivar en algunos problemas psicológicos o emocionales como, por ejemplo, estrés o ansiedad.

Síntomas del síndrome postvacacional

Aunque la depresión postvacacional no está considerada como una enfermedad como tal, ya que ni la Sociedad Española de Psiquiatría lo reconoce oficialmente ni tampoco la Organización Mundial de la Salud lo recoge en ninguna de sus listas, este síndrome reúne una serie de síntomas que puede ayudarnos a detectarlo a tiempo y evitar graves cuadros de estrés o ansiedad.

Las señales que pueden ayudarnos a detectar que una persona sufre depresión postvacacional pueden ser tanto físicas como anímicas.

Los principales síntomas físicos son las siguientes:

  • Temblores.
  • Cansancio.
  • Sudoraciones.
  • Palpitaciones.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Malestar.

Los principales síntomas psicológicos son las siguientes:

  • Desmotivación.
  • Apatía.
  • Tristeza.
  • Irritabilidad.
  • Actitud pasiva.
  • Elusión de responsabilidades y tareas que deben realizar.
  • Evitación.
  • Ansiedad.
  • Estrés.
  • Cambios de humor.
  • Disminución del rendimiento.

Cabe señalar que los síntomas no se presentan todos a la vez, ya que estos y la intensidad con la que aparecen pueden variar dependiendo de la persona y de su capacidad de adaptación.

Normalmente quienes más sufren el síndrome postvacacional son aquellas personas que no se encuentran satisfechas en sus puestos de trabajo como, por ejemplo, cuando el clima laboral es negativo. También las personas que tienen una gran necesidad de tenerlo todo bajo control, o las que hayan tenido experiencias negativas en el pasado.

Por otro lado, un estudio realizado por la AIFCC (Associació d’Infermeria Familiar i Comunitària de Catalunya) indica que las mujeres son las más propensas a sufrir este síndrome, con motivo de la presión que soportan en el entorno laboral y familiar, al tener que tratar de conciliar todas las responsabilidades.

Cómo motivar a tu equipo de trabajo tras las vacaciones

Uno de los problemas de que uno o varios miembros de tu equipo sufra el síndrome de depresión postvacacional, además de afectar a la salud del trabajador, es que puede incidir notablemente en el rumbo de la empresa.

Por está razón, te contamos 5 consejos para motivar a tu equipo de trabajo tras las vacaciones:

1.Asignar las tareas de manera gradual

Cuando uno de los miembros del equipo se incorpore a su puesto de trabajo, procura asignar primero las tareas más sencillas de realizar. Así, poco a poco irá retomando el ritmo de trabajo habitual.

Ir cumpliendo las tareas y alcanzar los objetivos propuestos por sus responsables, motivará a los empleados, puesto que tendrán más ganas de trabajar y de superar nuevos retos.

Una de las responsabilidades como líder de un equipo es gestionar y graduar las tareas que se vayan asignando y con el tiempo ir aumentando la carga de trabajo. Los primeros dos o tres días son perfectos para comenzar con las tareas fáciles.

2.Periodo de adaptación

La adaptación es muy importante, debes dejar un tiempo prudencial para que los empleados aterricen de sus vacaciones y tomar conciencia de dónde están.

De esta manera, tendrán tiempo suficiente para ponerse al corriente de las tareas, los correos electrónicos recibidos, las llamadas, las reuniones y todo aquello que se haya producido en su ausencia.

3.Pon en valor su vuelta

A veces creemos que todo es más complejo de lo que realmente es. En ocasiones los empleados únicamente quieren que se les valore y que sean escuchados, y no solamente en el plano laboral, también en el personal.

Por ejemplo, tener una pequeña charla con un empleado a su regreso y preguntarle qué tal las vacaciones, dónde ha estado y alegrarse porque esté de vuelta es más que suficiente para subirle el ánimo y motivarle.

4.Organiza una reunión de bienvenida

Organizar reuniones de bienvenida sirve como herramienta para que los empleados desconecten por unos minutos de las labores asignadas y recuperen el contacto entre los compañeros. Fomentar las relaciones sociales y reforzar la unión entre los miembros del equipo se verá reflejado positivamente en la actitud de los trabajadores y en su productividad.

5.Nuevos objetivos

Para muchos, la vuelta de las vacaciones es el equivalente al inicio de un nuevo curso. Por esta razón, no está de más plantear nuevos objetivos ambiciosos para los miembros del equipo y que, además, les motive con alguna pequeña recompensa personal.

Los objetivos planteados pueden estar dirigidos a la consecución de ciertas metas por parte del equipo para la empresa. E incluso podrían enfocarse al desarrollo de nuevas habilidades, algo que siempre repercute positivamente en la estrategia de la organización.

La resiliencia, una habilidad fundamental en un trabajador en una época de cambio constante.

Descarga nuestra guía: Un plan de formación resiliente: La clave para navegar el futuro del trabajo

No hay artículos anteriores

Siguiente artículo
Conversación con Marcos Urarte: Cultura, Liderazgo y talento
Conversación con Marcos Urarte: Cultura, Liderazgo y talento

Una de los muchos privilegios que tengo trabajando en Cornerstone, es poder conocer y debatir con gente tan...