Hacia una gestión estratégica para el crecimiento de tus empleados

April 26, 2017 Marc Altimiras

 

La gestión del talento es un área decisiva para el crecimiento empresarial. Sin embargo, hay ocasiones en las que las empresas toman el enfoque equivocado, pues no entienden cómo aplicar el desarrollo estratégico a sus empleados. La clave de la que parte todo lo demás son los objetivos. Saber cómo establecerlos y cómo alinearlos con el talento de tu plantilla es el principio de toda estrategia de gestión de personas que se precie.

 

Para crear una cultura de gestión del desempeño basada en una definición y alineación de objetivos más efectiva, hay que tener en cuenta diferentes aspectos.

 

1. ¿La fijación de objetivos debería ser ascendente o descente?

 

A veces, los objetivos que persiguen los empleados no coinciden con los de su propia compañía. ¿Deberían, pues, fijarse los objetivos desde el empleado o desde la empresa? La respuesta es sencilla: ambos. Ha de existir un equilibrio entre los objetivos personales y los de la organización para que ambos vayan en la misma dirección. Por ello, ser transparente en qué es lo que cada uno quiere resulta imprescindible. De hecho, el personal que establece sus propias metas (siempre en base a las de la empresa) es un 37% más productivo y las empresas que cuentan con planes de desarrollo para sus empleados pueden llegar a duplicar sus ingresos.

 

2. Objetivos para empleados: SMART

 

Los objetivos han de ser:

 

  • Específicos (specific)
  • Medibles (measurable)
  • Alcanzables (attainable)
  • Realistas (realistic)
  • Oportunos (timely)

 

O, como nos gusta decir en Cornerstone, “SMART”, por sus siglas en inglés. Cumpliendo estas características, las empresas consiguen presionar a sus empleados lo justo, sin llegar a atosigarlos. Mantienen la productividad y el rendimiento, alcanzando así los objetivos fijados para ambas partes. 

 

3. Objetivos empresariales: CLEAR

 

Los objetivos SMART están enfocados al crecimiento del propio empleado. Para que esto mismo ocurra en la empresa, han de fijarse unos objetivos que nos gusta denominar como “CLEAR”:

 

  • Colaborativos, que permitan a  los empleados trabajar en equipo.
  • Limitados en alcance y duración
  • Emocionales, que conecten con la energía y pasión de los empleados.
  • Apreciables, es decir, lo suficientemente reducidos como para poder alcanzarlos rápidamente para obtener ganancias a largo plazo.
  • Refinables, que permitan modificaciones para reflejar cambios necesarios.

 

Estos permiten a las organizaciones en crecimiento satisfacer con mayor rapidez las demandas de un mercado competitivo.  

 

4. Hacer seguimiento de los objetivos

 

Muchas organizaciones tienen como costumbre establecer los objetivos anuales a principios de año y sólo hacer seguimiento de los mismos de manera anual o semestral. Sin embargo, esto es un error.

 

Para cumplir los objetivos con mayor efectividad, los directivos han de revisar con frecuencia que el trabajo de sus empleados está encaminado al cumplimiento de la meta global. Es trabajo suyo, también, hacer saber a los empleados que su trabajo está contribuyendo al desarrollo y éxito de la compañía para mantener altos su motivación y compromiso.

 

5. Pensar en pequeño, ganar a lo grande

 

Una práctica importante es  fijar objetivos secundarios para los empleados que impulsasen a su vez los objetivos globales. Alcanzando los objetivos secundarios se potencia el éxito empresarial.

 

Bien sean generales o secundarios, todos los objetivos han de cumplir las características SMART y CLEAR, como hemos visto anteriormente.

 

 

 

Sobre el Autor

Marc Altimiras

Marc Altimiras is Regional Vice President South Europe at Cornerstone OnDemand, leading the sales operations for Spain and Italy.  Mark has over 20 years' experience in enterprise solutions sales and business strategy. He has a passion for people, technology and innovation, and truly believes that the key to a company’s success is the people that build it.

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Marc Altimiras
Artículo anterior
Cómo decir adiós a un empleado
Cómo decir adiós a un empleado

Por mucho empeño que pongas en tu estrategia de gestión del talento, es inevitable: en algún momento, un em...

Siguiente artículo
¿Tu empresa paga salarios justos?
¿Tu empresa paga salarios justos?

La compensación es uno de los factores determinantes a la hora de garantizar el compromiso del empleado y  ...