Inteligencia Artificial, inteligencia emocional: dos ejes imprescindibles para el futuro

April 12, 2018 Carlos Rivera

Uno de los temas que nos apasionan en Cornerstone es el futuro del trabajo en colaboración con la máquina, algo que inevitablemente está al corazón de la IV Revolución Industrial. Aunque como hemos analizado en el pasado abundan los miedos sobre la sustitución del trabajo humano por sistemas automatizados, no hay razón para alarmarse: el futuro de la automatización promete más ventajas que desventajas. Solo tenemos que aprender a trabajar juntos.

Las máquinas, o “bots” tienen capacidades que con mucho superan las humanas, desde luego, pero no puede sustituirnos por una simple razón: no tienen inteligencia emocional. Esta es la clave del progreso hacia un futuro en el que las personas puedan hacer uso de las máquinas para desarrollarse y trabajar de manera más eficiente. Es lo que se ha llamado “talento híbrido”, con las personas aprovechando la oferta tecnológica para potenciar las aptitudes humanas, lo que resultaría en un aumento de la innovación y la productividad. Y sí, aunque según un estudio el 36% de los trabajos en España están en riesgo de desaparición por su contraparte artificial, el progreso de la automatización y la inteligencia artificial creará muchos nuevos para aquellos que estén preparados para adaptarse. Y la herramienta clave para la adaptación es la inteligencia emocional.

El conocido psicólogo Daniel Goleman escribió en 1995 una revolucionaria obra sobre aquellas habilidades humanas que no se incluyen en la formación más técnica o académica sino que son innatas o se aprenden por socialización, y que constituyen la inteligencia emocional.  En palabras de este autor, “la inteligencia emocional consiste en gestionar de forma eficaz nuestras emociones, motivarnos a nosotros mismos, reconocer las emociones en los demás y establecer relaciones positivas con otras personas”. En el lenguaje corporativo de hoy vemos partes de ella bajo el nombre “soft skills” o “habilidades blandas”. ¿Qué ventajas ofrecen estas, y cómo ayudarán a las personas a ser productivas en un futuro en plena automatización?

Las habilidades blandas consisten en ser capaces de ejercer la empatía, la buena comunicación, la gestión del cambio y el liderazgo. A través de la comprensión de las propias emociones y necesidades, así como de las de los demás, las personas pueden aumentar su productividad en el trabajo, ya que estas habilidades permiten abrir la mente a un pensamiento más inclusivo, práctico e innovador. Podrán además adaptarse mejor a los frecuentes y bruscos cambios de nuestra era: el vertiginoso progreso hacia tecnologías cada vez más integradas y entornos cada vez más diversos puede resultar difícil de navegar si uno no cuenta con las herramientas necesarias para sacar sentido de todo ello. Por último, las personas que posean inteligencia emocional serán más aptas para liderar a otras, ya que podrán comprender su posición y dirigir sus acciones para aumentar la motivación de los equipos y fomentar un entorno positivo, eficiente y productivo.

Muchos perfiles laborales han sido hasta hoy imprescindibles en las empresas, pero la transformación digital los ve desaparecer si no pueden adaptarse a un entorno tan volátil como el de hoy. Por eso resulta necesarioque cada empleado se haga con las “soft skills” tan vitales para el progreso de su carrera y desarrollo. A través del aprendizaje continuo, las empresas pueden formar a sus empleados para capacitarlos a hacer frente a la curva de transformación digital, aprender a colaborar con las máquinas para aumentar su productividad, y así sacar el mejor provecho de sí mismos y de su trabajo.

 

Sobre el Autor

Carlos Rivera

Carlos Rivera is Regional Sales Manager for Cornerstone Spain. As an expert in technology applied to HR, he has been leading throughout his career projects of digital transformation through Talent processes.

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Carlos Rivera
Artículo anterior
El talento y la innovación van de la mano. Venga a descubrir los últimos resultados de la encuesta Cornerstone e IDC 2018.
El talento y la innovación van de la mano. Venga a descubrir los últimos resultados de la encuesta Cornerstone e IDC 2018.

Cuanto mayor sea el nivel de innovación en productos y servicios en una organización, más confía esta en la...

Siguiente artículo
Cómo crear una cultura de aprendizaje en la empresa
Cómo crear una cultura de aprendizaje en la empresa

El futuro de la empresa está inevitablemente ligado a la automatización. No solamente en el ámbito de la ca...