Medio ambiente y empresa: una situación de beneficio mutuo

June 5, 2018 Jorge Poyatos

 

de su impacto y convertirse en agentes activos del cuidado del medio ambiente. Este cuidado, sin embargo, no deja de producir beneficios también para las empresas, que pueden posicionarse como un actor positivo a nivel social y mejorar su marca de empleador. De esta forma, no solo crearán valor para la sociedad y el medio ambiente, sino que también podrán recibir importantes beneficios, una situación win-win que contribuye a la prosperidad de todos.

 

  1. Cuidar el entorno es cuidar al empleado

 

La fuerza de trabajo de cada empresa suele provenir de la comunidad que rodea su lugar de actividad, y los empleados son, por partida doble, sus mayores stakeholders o partes interesadas. Su bienestar, por tanto, es un factor de interés para las organizaciones. Demostrar un interés activo en la protección del entorno común es un factor clave para crear engagement y poder contar con un equipo productivo y comprometido con la misión de la empresa.

 

  1. Las empresas responsables con el medioambiente son más atractivas

 

La concienciación con el medio ambiente es un valor que cada día comparten más personas, y los candidatos exigen más en este aspecto de un empleador potencial en comparación con las décadas anteriores. Por eso desean formar parte de entidades comprometidas con la preservación y recuperación del medio ambiente, y las organizaciones que lo estén mejorarán en gran medida su marca de empleador. Así, la responsabilidad medioambiental contribuye directamente a atraer y retener al mejor talento.   

 

  1. La eficiencia medioambiental es un factor de ahorro

 

Se suele asumir que las políticas responsables con el medio ambiente resultan muy costosas, pero no tiene porqué ser así si se hace a través de la eficiencia. La eficiencia energética es una parte clave de la política empresarial responsable, y puede marcar la diferencia para muchas organizaciones, en especial aquellas que operan en sectores intensivos en el uso de energía. La eliminación de gastos energéticos prescindibles no solo será beneficiosa para el medio ambiente, sino que contribuirá a que la empresa reduzca sus gastos y libere una parte de su presupuesto que podrá dedicar a otras necesidades, como la optimización de su gestión de capital humano.

 

Mucha gente cree que adoptar políticas responsables con el medio ambiente puede resultar muy costoso, pero no tiene porqué ser así. La clave para conseguirlo reside en la eficiencia. Por ejemplo, una de las formas más fáciles de ayudar y al mismo tiempo reducir gastos es mediante un control más eficiente del consumo de energía en la empresa. La eliminación de gastos energéticos innecesarios produce menos contaminación y puede llegar a ahorrarle mucho dinero a la empresa. Este principio también se puede aplicar a la producción de residuos o cualquier otra actividad en la que la falta de eficiencia contamine.

 

Al fin y al cabo, empresa, empleado, y medio ambiente están conectados. Son eslabones de una cadena y cuando uno falla el resto se resienten. Cuidar del medio ambiente es en última instancia cuidar de la propia empresa y de llevarla a una posición de influencia en su contexto particular. 

 

Sobre el Autor

Jorge Poyatos

Since joining Cornerstone, Jorge has been supporting organisations and HR professionals in their digital transformation, driving change and leading clients to a successful digital journey.  "The world as we have created it is a process of our thinking. It cannot be changed without changing our thinking."

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Jorge Poyatos
Artículo anterior
Crónica de Talent Day 2018 Madrid, el foro de la innovación y las mejores prácticas en RRHH patrocinado por Cornerstone

Siguiente artículo
Bienvenidos al design thinking en formación corporativa