Permiso de maternidad y paternidad: cómo apostar por la equidad de género en la empresa

September 18, 2017 Marc Altimiras

La maternidad es uno de los aspectos más importantes en la vida tanto laboral como personal de una mujer así como esencial para el equilibrio entre ambas. Como tal, la empresa debe prestar atención a procurar el mejor trato a sus empleadas, en atención a su productividad y rendimiento al tiempo que a su bienestar y satisfacción en el trabajo. Pero, ¿qué hay del rol del padre en esta ecuación y cómo gestionan las empresas los permisos de paternidad?

 

El compás viene dado por la legislación nacional de cada país. En este aspecto, España se encuentra en la mitad del ranking, concediendo 122 días a la madre y, desde principios de 2017, cuatros semanas para el padre en un esfuerzo por conseguir una conciliación real entre la responsabilidad de la madre y del padre.

A nivel europeo, los países que más apuestan por la equidad en este ámbito son Islandia y Noruega, con Islandia ofreciendo igual cantidad de días -90- a ambos y Noruega concediendo cuatro semanas a los padres, y un año a repartir entre ambos progenitores. Rumanía ofrece una visión más creativa, con 126 días que pueden ser transferidos al padre, quien puede, en caso de que no se repartan los días entre  ambos y completando un curso, gozar de hasta diez días de permiso de paternidad. En la mayoría de los países cuya legislación contempla el permiso de paternidad, el padre puede decidir si aprovechar esta baja, a excepción de Chile, Italia y Portugal donde la licencia por paternidad es obligatoria.

Por el contrario, y en contra de los principios de la Organización Internacional del Trabajo, Grecia, Chipre y Liechtenstein no prevén el permiso por paternidad, aunque se puede predecir que sus legislaciones cambiarán de acuerdo con la tendencia mundial a reconocer los derechos y obligaciones de los padres en los primeros meses de sus hijos. Tampoco Estados Unidos tiene legislación vigente al respecto, con las empresas decidiendo las condiciones de permisos maternales y paternales.

Millones de mujeres a lo largo del mundo también se ven en posición de tener que gestionar sus obligaciones como profesionales y como madres sin ese alivio que el permiso proporciona, mientras que muchos países siguen sin contemplar el rol del padre en los primeros meses del hijo, empeorando así la discriminación laboral. 

Ángeles Briñón, portavoz de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción, asegura que "la discriminación más fuerte en el mercado laboral hacia la mujer son los permisos maternales y paternales". Las compañías comprometidas con la equidad de género deben observar este aspecto para procurar soluciones que aporten beneficio mutuo a las empleadas y empleados y a la organización.

La efectividad de la compañía se ve positivamente afectada al ofrecer permisos equitativos, ya que permite conservar a empleados ya formados e integrados, evitando el coste de sustitución y entrenamiento. Desde Cornerstone OnDemand, nos ocupamos de ofrecer herramientas para fomentar la igualdad de género en las compañías y gestionar el equilibrio entre la vida personal y laboral de los trabajadores. Así conseguimos reforzar la plantilla manteniendo la motivación y dedicación de sus miembros, quienes se ven capaces de combinar su entrega profesional con su vida familiar.

Sobre el Autor

Marc Altimiras

Marc Altimiras is Regional Vice President South Europe at Cornerstone OnDemand, leading the sales operations for Spain and Italy.  Mark has over 20 years' experience in enterprise solutions sales and business strategy. He has a passion for people, technology and innovation, and truly believes that the key to a company’s success is the people that build it.

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Marc Altimiras
Artículo anterior
Hasta dónde llegará el “machine learning”

Siguiente artículo
Las empresas españolas, mejor preparadas para afrontar el nuevo reglamento europeo de protección de datos
Las empresas españolas, mejor preparadas para afrontar el nuevo reglamento europeo de protección de datos