VUCA: ¿Cómo nos influye esta nueva realidad?

June 30, 2021 Marcos Urarte

La disrupción también ha llegado a la gestión de las Personas.

La complejidad y la incertidumbre se han adueñado de la situación actual. Muchos de los paradigmas sobre los que se sustentaban nuestras decisiones han desaparecido y nos obliga a plantearnos algunas cuestiones: ¿cómo planificar en estas condiciones?, ¿qué tan útil es atenerse a los planes preestablecidos?, ¿qué sentido tiene cumplir con lo planificado?, ¿cuál es la vigencia de los planes finalmente elaborados?, ¿en qué debemos ser largoplacistas y en qué es mucho más útil ser cortoplacistas?, ¿en qué aspectos debemos estar alertas a no desviarnos y en qué otros debemos practicar la flexibilidad total?

La rapidez en los cambios de escenarios y de los modelos de negocio, nos obligan a crear organizaciones flexibles, ágiles y rápidas, donde en ocasiones hay que renunciar a algún elemento para potenciar otros. A este nuevo mundo, se le ha denominado VUCA, (Volatily, Uncertainty, Complexity, Ambiguity). Este concepto fue creado en la guerra fría por los EEUU y hasta hace aproximadamente 7 años, fue utilizado exclusivamente en el mundo militar y en la geoestrategia. Ya incluso antes del COVID-19 aparecieron algunas variantes alrededor del concepto VUCA, como TUNA (Turbulence, Uncertainty, Novelty, Ambiguity) y BANI (Brittle, Anxious, Non-linear, Incomprehensible) entre otros.

Pero, finalmente, la realidad, nos ha llevado a evolucionarlo a un nuevo concepto denominado VI2RCA2S. Hemos tenido que incorporar cuatro nuevas características: Inmediatez, Ruido, Aceleración y Simultaneidad de disparidades.

La explicación de este nuevo acrónimo es la siguiente:

  • V: continúa siendo “Volátil”.
  • I2 : la “U” de VUCA era la “U” del Incierto en inglés. Como este nuevo concepto lo hemos creado en España, la “U” la hemos convertido en una “I”.

Y hemos añadido otra “I”, que corresponde a la “Inmediatez”. Esta, representa que no hay un solo día, que no ocurra en el mundo algo que pueda tener un gran impacto económico, político, social...

Los hechos ocurren sin cesar. No hay tregua.

  • R: La “R” corresponde a “Ruido”.

Estamos permanentemente bombardeados con información y desinformación y nos cuesta mucho, diferenciar una de la otra.

Vamos a tener que tomar decisiones en este entorno permanente de “Ruido”.

  • C:  continúa siendo “Complejo”.
  • A2: Mantenemos la “A” de “Ambigüedad” y añadimos la “A” de “Aceleración”. Esta última significa que todo cada vez más rápido.
  • S: “Simultaneidad de disparidades”.

¿Qué significa? En el mundo están ocurriendo de forma simultánea, hechos totalmente divergentes, lo que nos indicaría que nos cuesta muchísimo identificar las tendencias definitivas.

El mundo se mueve mucho más rápido que los conceptos.

¿Qué caracterizará a esta nueva Era?

  • El deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China. ¿Se producirá la trampa de Tucidides? ¿estamos asistiendo al nacimiento de la “Pax Sinica”?
  • Debate globalización vs deslocalización vs localización.
  • Divergencia demográfica. * ¿La mitad del siglo XXI será la era de África?
  •  Mundo hipervigilado, Debate seguridad vs privacidad.
  • Mayor deuda y la desaparición del dinero físico.
  • Una desigualdad creciente interna en los países y entre los países.
  • Mundo urbanizado.
  • El debate del cambio climático.

Estamos en medio de una revolución tecnológica de un alcance inimaginable. La convergencia de la nanotecnología, biotecnología, Inteligencia Artificial, el 5G y la computación cuántica, darán vida a la 5ª revolución tecnológica.

Conocer las últimas tendencias, entender por qué desaparecen industrias enteras, identificar a tus futuros competidores más peligrosos y a los letales, nos dará las pautas necesarias para tener éxito en este nuevo mundo, identificando y trabajando las palancas necesarias: innovación, cultura, posicionamiento y talento.

Las empresas necesitan otra mirada estratégica, donde la forma clásica de enfrentarse a un proceso de reflexión estratégica (Proyectiva), ya no tiene sentido, y nuestra nueva mirada estratégica, deberá centrarse mucho en el futuro (Prospectiva). Necesitamos más estrategia y menos planificación.

Los equipos directivos del siglo XXI se enfrentan a retos de naturaleza radicalmente diferente a los que las dinámicas organizativas están acostumbradas. El reto está en la supervivencia, y ello requiere un esfuerzo permanente para ser relevantes. Siguen siendo importantes la excelencia, la eficiencia, la productividad, la calidad, etc, pero el valor diferencial está en la revisión permanente de la propuesta de valor y de los modelos de negocio.

Por lo tanto los Departamentos de RRHH deben transformarse para actuar como un partner estratégico dentro de la Organización. Han de tomar una posición proactiva y prospectiva. Deben crearse de verdad, que las personas son el verdadero driver del éxito.

La Universidad de Stanford me solicitó liderar un proyecto para identificar las competencias del líder para los nuevos retos y desafíos. Mi conclusión ha sido, que estas competencias son:

  • Visión global y estratégica
  • Ambidiestro: decisiones a corto, medio y largo plazo
  • Solución a problemas complejos
  • Inconformismo y pensamiento critico
  • Inspirar y dar sentido de propósito
  • Inteligencia emocional, optimismo, humildad
  • Valentía y audacia en la toma de decisiones
  • Flexibilidad y adaptación. Motor e impulsor del cambio
  • Sponsor tecnológico
  • Comunicación con capacidad de escucha activa y capacidad de persuasión
  • Preocupación por las personas
  • Obsesión y pasión por el cliente
  • Generador de valor compartido: compromiso social y medioambiental
  • Resiliencia
  • Guardián de la cultura colaborativa, tolerancia al error, innovador…

En el siguiente capítulo “VUCA ¿Qué significa para la gestión de personas?”, veremos más en detalle como el departamento de Recursos Humanos puede liderar este cambio.

Para finalizar,  te dejamos la grabación del webinar en línea "Cultura, liderazgo y talento: ¿Quién da más?". Ante el nuevo escenario de incertidumbre y complejidad, las organizaciones deben entender que las personas son el verdadero driver del éxito y están obligadas a gestionar de forma excelente y diferenciadora, tres palancas: Cultura, Liderazgo y Talento. 

 

 

Sobre el Autor

Marcos Urarte

Profesor invitado de las principales Escuelas de Negocio Internacionales, destacando del Massachusetts Institute of Technology (MIT), de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) y del prestigioso Programa "Oxford Scenarios Planning Approach". Consultor estratégico en algunas de las principales compañías internacionales.

Sigue en Twitter Seguir en LinkedIn Más contenido de Marcos Urarte
Artículo anterior
Teletrabajo: un nuevo modelo de gestión
Teletrabajo: un nuevo modelo de gestión

No te pierdas la serie de blogs "La disrupción también ha llegado a la gestión de las Personas" de Marcos U...

Siguiente artículo
VUCA: ¿Qué significa para la gestión de personas?
VUCA: ¿Qué significa para la gestión de personas?