Cuidando de ti mismo primero

May 18, 2020 Brenna Lenoir

El mundo del trabajo ha cambiado prácticamente de la noche a la mañana con la propagación global de COVID-19. En este texto, compartiremos historias personales y perspectivas de los empleados de Cornerstone que, como muchos de nosotros, están haciendo todo lo posible para equilibrar la vida, el trabajo y la formación desde sus sofás, mesas de cocina y otros espacios de oficina improvisados.

+++++

Cuando los empleados vienen a mí preocupados por perder su puesto de trabajo por compromisos familiares o porque están enfermos, siempre les he dado el mismo consejo: Cuídate bien primero porque, francamente, no serás útil para mí y para el negocio si estás enfermo, nervioso o no puedes estar totalmente presente. Es mi forma de decir, en tono humorístico, que no sólo está bien priorizar tu bienestar, sino que es lo que se espera.

Ese consejo es especialmente importante hoy en día. Superar estos tiempos inciertos y turbulentos sólo será posible si todos podemos unirnos como compañeros de trabajo, como amigos, como familias y como vecinos. Y para estar realmente presentes con los que nos rodean, primero debemos cuidar nuestra propia salud mental y física. 

Para muchos de nosotros, estas últimas semanas han sido una lucha. Personalmente he estado aceptando mi "nueva normalidad", que incluye un trabajo a tiempo completo, educar en casa a un niño de primer curso, mantener entretenido a un niño de 4 años y apoyar a un marido que todavía tiene que trabajar fuera de casa. Y en medio de todo esto, sigo encontrando maneras de concentrarme en mi propia salud y bienestar.

1. Encontrar tres cosas

Descubrí esta práctica cuando traje a mi primer bebé a casa desde el hospital, un acontecimiento que, aunque parezca extraño, presenta similitudes con la situación actual, dada la interrupción en el horario, el aislamiento y la preocupación por la salud y la seguridad de los demás. Durante ese tiempo, me di cuenta de que tenía que simplificar mis objetivos del día y centrarme en tres cosas que pudiera llevar a cabo. Ahora estoy volviendo a las mismas que elegí hace siete años.

Cada día cuenta como un éxito si puedo:

1) Hacer mi cama

2) Hacer mi café

3) Tomar aire fresco (lo ideal es salir a pasear)

Cada una de estas actividades tiene un significado para mí por la costumbre o la sensación de control que proporcionan. Pero pueden ser otras tres cosas diferentes, siempre y cuando sean simples y alcanzables.

2. Fortalecer tus conexiones virtuales

Me identifico como una persona muy extrovertida, así que uno de los mayores retos para mí ha sido perderme cosas como el buen ambiente en los cinco minutos libres que tengo al día para hablar con otros padres o las ganas de ir a los partidos de fútbol. ¡Soportaría cualquier atasco de tráfico sólo para poder ver a mis compañeros de trabajo cara a cara otra vez!

A pesar de que varios de nosotros habíamos trabajado a distancia algunos días a la semana antes de COVID-19 y estábamos acostumbrados a no vernos a diario, todos queríamos estar conectados y reunirnos de manera periódica. Así que establecimos una cita virtual diaria de 15-20 minutos. Algún día podríamos reducirlo, pero por ahora, todos estamos deseando que llegue ese momento para vernos y reírnos juntos. He propuesto reuniones virtuales con mis amigos y familia, y también lo ha hecho mi hija.  Este fin de semana, seré la anfitriona de mi primera noche de juegos virtuales en un grupo con otros padres.

3. Practicar el autocuidado simple

A principios de este año, me fijé la meta de establecer prácticas de autocuidado, lo que me obligó a organizar mi pensamiento: No se trata sólo de mimarse a uno mismo, sino de cumplir con las rutinas que te mantienen sano y con los pies en la tierra. Pero con mi gimnasio cerrado, mi apetito insaciable y mis niveles de estrés que parecen aumentar cada hora, ¿cómo sería posible manejar el autocuidado?

Según la Dra. Nadine Burke Harris, experta en el campo del estrés tóxico, "Lo que las investigaciones nos dicen es que el sueño, el ejercicio, la nutrición, la atención y un ambiente propicio pueden reducir las hormonas del estrés y mejorar la capacidad del cerebro para recuperarse del estrés". Estas últimas semanas, me he centrado en dormir bien, beber agua y comer proteínas (no los brownies que realmente quiero), y hacer algo de ejercicio todos los días, aunque sea acompañada por mis hijos en el yoga. Estoy tratando de incluir la concentración en las clases, pero es difícil cuando los niños pequeños se arrastran sobre ti.

El resultado final es que cada uno lidiará con este tiempo incierto de diferentes maneras. Y cada día traerá nuevos desafíos a medida que nos esforcemos por entender y organizar nuestra nueva normalidad. Pero la mejor manera que conozco de ser la persona que mi organización necesita es centrarme en las cosas que me mantienen con los pies en la tierra y sana. Con suerte, tú puedes hacer lo mismo.

Sobre el Autor

Brenna Lenoir

Director of Field Marketing at Cornerstone

Más contenido de Brenna Lenoir
Artículo anterior
¿Tienen los RRHH la capacidad de soportar una crisis?
¿Tienen los RRHH la capacidad de soportar una crisis?

Enfrentarse a una crisis es complicado en cualquier ámbito de la sociedad. Muchas veces se acaban tomando d...

Siguiente video
Nuevas medidas para la bonificación de la formación
Nuevas medidas para la bonificación de la formación

En este webinar, "Nuevas medidas para la bonificación de la formación" Marc Altimiras de Cornerstone OnDema...

×

Accede a nuestra biblioteca de forma gratuita rellenando este formulario

Nombre
Apellidos
Cargo
Empresa
Número de empleados
País
Suscribirse a todas las comunicaciones
!
Gracias!
Error - something went wrong!